eXTReMe Tracker

miércoles, septiembre 12, 2007

A este paso, esto va a convertirse en una costumbre

Parece que esto de comentar los comentarios (valga la redundancia) ,que algunos "personajillos" dejan en mi blog, va a empezar a convertirse en mi pan de cada día, pero estos "anónimos" que se escudan en dicho anonimato para descalificar a los demás, me enervan.

En parte supongo que es culpa mía por haber pedido ayer comentarios sobre el texto que colgué, pero hay cosas por las que no paso.

Quienes hayáis leído el texto y los comentarios, habréis visto ya la "joya" que otro "anónimo" (supongo que el mismo que hace tiempo dijo que me faltaba técnica y vocabulario) ha dejado. No me importan las críticas, siempre que sirvan para algo, pero cuando una "crítica constructiva" (así la denomina el interfecto) concluye con un "no escriba basura", la credibilidad de dicha crítica se va a esa misma basura que critica.

Señor anónimo (o tal vez debería llamarle "troll", como se denomina en Internet a esos tipejos que entran en foros y blogs de los demás a insultar e iniciar polémicas para aumentar su disminuido ego, o paliar sus carencias en lo que se refiere al tamaño de su miembro "viril"), le voy a responder punto pr punto, y me va a permitir que lo haga con la misma vehemencia que usted exhibe:

1) Yo mismo reconozco, y nunca negaré, que el texto que colgué ayer no es ni de lejos el mejor que he escrito. Le recuerdo que yo mismo dije que lo había escrito en dos horas escasas, sólo porque me apetecía escribir algo. Por otra parte, en ningún momento dije que fuera un texto que vaya a enviar a una editorial o agencia literaria. Si no ha entendido usted ya que mis mejores textos los guardo precisamente para eso y no se han publicado en este blog, no creo que haya nada más que yo pueda explicarle a ese respecto.

2) Parece usted dar por supuesto que no leo, cosa que yo nunca he afirmado. ¿Quién le ha dado la libertad de afirmar tan categóricamente semejante falacia? Por otro lado, menciona usted a los que considera los grandes escritores de este país. Aparte de que pueda estar o no de acuerdo con su selección, discusión que daría prácticamente para un blog entero, a menos que sea usted uno de los cinco autores que menciona, tiene usted tanto derecho a decir que mi forma de escribir o mi estilo es basura, como yo a decir que su opinión es igualmente basura. Valga esto último para dar énfasis a mi afirmación de que usted mismo ha dilapidado la credibilidad de su propio comentario.

3) Por último, y a riesgo de parecer repetitivo o pesado, si tiene intención de hacer "críticas constructivas", opine sobre los adjetivos utilizados, el ritmo de la narración o si le gustan los nombres de los personajes, pero no se limite a calificar los textos de los demás como "basura". Tal vez me trate usted de pretencioso por lo que voy a decir, pero estoy seguro de que si nos pusieran a usted y a mí sendas hojas en blanco delante, yo tendría más posibilidades que usted de convertir la mía en una buena historia. No me importaría que demostrara que me equivoco en esto último, pero lo dudo mucho.

P.D.: Si, como usted afirma, sólo escribo basura, ¿puede explicarme por qué hoy he batido el record de visitas a mi blog? ¿Puede explicar también por qué tengo una serie de personas que me visitan habitualmente y esperan encontrar textos nuevos? ¿Puede usted escribir una opinión como la que ahora lee usando sólo el sarcasmo, como yo he hecho, y no el insulto barato? He dicho.

6 comentarios:

Maritornes dijo...

Cómo está el patio. Desde mi humilde posición y opinión (y aún a riesgo de que me pases a tu lista negra, Jorge) yo creo que el comentario de este anónimo estaba siendo más o menos correcto (aunque eso sí, muy duro) hasta que abre el paréntesis. Lo que te dice no es agradable, desde luego, pero supongo que tiene derecho a pensar que pareces un «aficionado» y que escribes con tópicos (luego existe una cosa que se llama tacto y humanidad, de la que por supuesto este individuo carece). Pero por favor, «los cinco grandes autores de este país» son «las cinco grandes estrellas de la casposidad», que parece que no vamos a superar por mucho que hagan o escriban las nuevas generaciones. Quizá Delibes se salve, pero el resto ME ABURREN SOBERANAMENTE. Y como a mí a todos los ciudadanos que no son varones del Opus mayores de 40 años.
Respecto a la basura, yo tengo un concepto de «basura» muy bien definido: dícese del acto de vomitar la mierda y las frustraciones personales en comentarios amparados en el anonimato. Lo que más gracia me hace es que luego a uno le acusan de no saber encajar las críticas, ¿verdad? Será quizás que determinadas personas necesitan lecciones de educación, humildad y empatía.
Por lo demás, España necesita Escritores, desde luego, pero también aire fresco que arrastre consigo el alcanfor de «La muchacha de las bragas de oro». Yo me entiendo.
Y ya que estamos, como soy implacable, me permito criticar tu texto. Espero no levantar ampollas. Más que una cuestión de tópicos (creo que un escritor se distingue sobre todo por saber manejar los tópicos a su antojo), al texto le falta (siempre según mi opinión) un poco de introspección. Es decir, un mayor detenimiento en los detalles; descripciones más cuidadas, menos fáciles, menos directas... La situación siempre va a ser la misma, pero hay que intentar ofrecerla desde un punto de vista nuevo, original. Está escrito en primera persona, pero parece que lo esté en tercera. Porque se echa de menos una mayor subjetividad. No sé, es difícil de explicar y, al mismo tiempo, es fácil criticar cómodamente desde fuera. Espero que no te enfades. Narrar no es sólo «contar» unos hechos lineales; hay que reflexionar sobre ellos, hay que lograr transmitirlos.
De ortografía y gramática no tengo nada que decir.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Bien dicho! Fuera los pedantes!

Jorge Luis Sala dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Luis Sala dijo...

Compañero.

Los comentarios hay que tomarlos dependiendo de la autoridad de quién vienen.
Para empezar, alguien que se postula como "anónimo" no tiene ninguna autoridad para criticar ni aconsejar absolutamente nada.
También hay que tener en cuenta el respeto con que se dirige el comentarista, si carece de éste, tampoco merece atención alguna.

Yo siempre digo, si la crítica o sugerencia "con autoridad" no viene de un escritor que me guste como escribe... que se la guarde.

Un abrazo compañero, y sigamos escribiendo, pero ante todo, porque nos divierte.

Jorge Luis Sala

Anónimo dijo...

Hola, soy el "anónimo" o "troll".
Mira, Jorge. Evidentemente no voy a decir mi nombre, pero tengo algo que aclarar. Soy uno de los responsables de edición de una editorial bastante conocida en nuestro país. No te puedes ni imaginar la cantidad de obras que nos llegan AL DÍA con cientos de faltas de ortografía, incoherencias, y lo que es mucho peor, sin estilo ni técnica, sin nada que transmitir. Tenemos a gente trabajando, que lee, subraya, masculla abominaciones... y cobra a fin de mes. ¿Y sabes para qué? Para que de cada 100 originales que nos llegan, tirar a la basura (entiéndase al contenedor azul)(porque no son reclamados) como poco 98 o 99. Gastamos dinero, y tiempo en leer a autores que mandan sus obras para "probar suerte". Por desgracia , esto no es una casa de juegos. Pido, por favor, aprendan primero a escribir, en plural, todo lo que sepan, y después, manden sus obras con total libertad, que las leemos, porque sepa usted que si dos de las suyas son rechazadas, la tercera simplemente no será considerada.
Entiéndalo, aprendan a escribir, transmitan, como dije nadie nace aprendido,y después, todo llega, pero aprenda, adquiera oficio.
Pido disculpas si le causé dolor en el espíritu, pero es por su bien, se lo aseguro.

Anónimo dijo...

Soy troll, otra vez. Mi pareja está en la ducha, y me has pillado de buenas. Voy a hacerte una crítica constructiva, y rápida, sobre adjetivos, ritmo, etc.
Empecemos:
-He tomado por fin la gran decisión.
Con sólo leer estas primeras palabras, uno no sabe si quien le habla, o sea, usted, es un niño o juega a serlo.
-... y la verdad es que no estarían muy mal encaminados.
He aquí que tenemos otro conjunto de palabras cuyo sentido gramatical denota perduración de características físicas y mentales propias de la infancia en la adolescencia o en la edad adulta. Vamos, que para un tío de 33 años poner eso...

-Debo reconocer que no siempre fui así, pero las circunstancias de la vida me hicieron cambiar.
Aquí, si hubieras puesto alguna circunstancia habría quedado "cojonudo", habrías satisfecho una de las ansias del lector, que es saber y conocer el pasado del "prota".

-Tal vez fuera el trabajo del que me echaron por una cagada que yo no había cometido, la novia que me dejó por un tipo al que siendo generoso sólo podría calificar de “capullo”, o unos padres que murieron por culpa de un borracho que se saltó un semáforo y quedó en libertad sólo porque el policía que le tomó los datos debía de estar más borracho que él y no dio ni una.
¡Uf! Empecemos, cómo no, por el principio:
Al iniciar una oración de forma condicional, con un "tal vez", se le añade al lector cierta carga al tener que imaginar si "es o no es" lo que usted pone. Luego añades "... la novia que me dejó por un tipo", sin acotar la condicional, es decir, ¿la novia te dejó o no?
Luego, pones capullo entre comillas. ¿Por qué? ¿Acaso un hijo de puta no lo es? (Perdón)
Habría quedado mejor si hubieras enlazado ambas.

-Hace unos años, me reía cuando, leyendo en Internet una página acerca de los “frikis"...
Aquí, el gerundio presenta un significado de desgana hacia la construcción de lo expresado. Se podría haber dispuesto las palabras de otra manera mucho más elegantes, de un modo más refinado.

-... entonces que unos años más tarde, me encontraría frente a un ordenador...
No sé qué pretende con esa coma.

-... para la que siempre me había considerado bastante negado.
Idem que al principio.

En fin, seguiré otro día, me reclaman.
Adquiramos el conocimiento, que no pasa nada.
(Por cierto, en la editorial donde trabajo hay una gran cartera de autores extranjeros, ¿sabe por qué? Porque en España especulamos, buscamos el provecho, el beneficio en lo mercantil, probamos suerte. ¿Sabe cuantas copias y copias de copias nos llegó del Código y de Harry P.? De la primera, exactamente,206, y de la segunda, 80.

Volveré.
(Para Maritornes. ¿En verdad Muñoz Molina es un casposo?)