eXTReMe Tracker

lunes, noviembre 05, 2007

Sigo con lo mío

Ayer realicé lo que se suele denominar "lluvia de ideas", para dar forma a las anotaciones iniciales de la que podría ser mi próxima novela, tras lo cual tengo ya notas hechas para unas 20 ó 21 novelas aún por escribir.

Sé que alguno querra (metafóricamente) "saltarme al cuello" después de leer las siguientes palabras, pero esta novela de la que hablo podría encuadrarse dentro de lo que conocemos como "novela fantástica". No quiero que nadie piense en estas palabras como una justificación (Excusatio non petita, acusatio manifiesta), simplemente me apetecía escribir algo en el blog y esto es lo más reciente que me ha pasado.

Más de una vez he afirmado que no me dedico (ni tengo intención de dedicarme) a escribir Harry Potters o similares, y creo que esta novela seguirá en esa misma línea. La premisa argumental (me vais a permitir que no la revele por aquello del robo de ideas) me hace pensar que podría encuadrarse dentro la línea de "mudno fantástico dentro de nuestro mundo", aunque creo que con matices de cierta originalidad. No esperéis encontrar dragones, espadas, elfos o demás elementos tolkenianos. Mi idea es que resulte más simbólico y/o alegórico.

Hasta el momento, nunca me había planteado escribir una novela de este tipo, aunque las ideas que están dando forma a ésta me atraen mucho. Todo empezó durante la noche del viernes al sábado, más bien mañana del sábado ya, gracias a un sueño bastante curioso que tuve. El tema de los sueños siempre me ha fascinado (de hecho juegan un papel muy importante en la primera novela que escribí). Llevo tiempo dando vueltas en la cabeza a la idea de escribir otra historia en la que los sueños sean parte importante, y el del otro día me inspiró lo suficiente. De hecho, más que suficiente, ya que creo que es la vez que más ideas he anotado antes de empezar a escribir una nueva novela. Sólo espero que mis ideas se mantengan igual de frescas y ágiles durante el tiempo que pase escribiendo la novela y ésta mantenga la intensidad.

Mientras tanto, estoy también corrigiendo mi última novela, que empecé hace algo más de un año y terminé hace unos dos meses. Aprovechando que cuento con una pda con bastante capacidad y que funciona muy bien a la hora de escribir, hago las correcciones en el metro por la mañana cuando voy a trabajar y por la tarde/noche cuando vuelvo. Como tengo unos 40 minutos en cada viaje, me da tiempo a corregir bastante, aunque, eso sí, siempre con cuidado. De todos modos, supongo que una vez que acabe, deberé repasarla de nuevo para estar seguro de que no se me ha escapado nada.

Por lo demás, sigo a la espera de respuesta por parte de unas pocas editoriales y un par de agencias literarias, pero ya se sabe cómo van esas cosas: desesperantemente despacio.

Pues nada más me queda por contar hoy. Hasta la próxima

17 comentarios:

Indil Amh Shere dijo...

La verdad es que es más difícil escribir historias de fantasía que lo que normalmente se cree. Sobre todo por que siempre se corre el riesgo de las temibles comparaciones.
Pero incluso en escritores ya afamados, con versiones en cine de sus libros, ocurre esto. Me reí mucho con las arañas de Rowling. Me recordaron tanto a El Hobbit, que cuando vi que la araña "jefa" se llamaba Aragorn, casi ni me di cuenta.
Yo la verdad, no es por seguir dándole vueltas a lo de Troll. Yo no he leído esas 206 copias que dice haber recibido de Harry Potter, así que no se hasta que punto son copias o no.
Pero sí creo que todo escritor, o toda persona que escribe y le gusta escribir (yo no me considero escritora aún), se inspira en otros escritores o autores.

Un libro, una película, o una historia de la antiguedad. Yo, como fan de Tolkien, hoy en día escribo a su sombra (también por que mis historias forman parte de un juego en el que se escriben historias, y está ambientado en el mundo creado por Tolkien). Pero al leerlo a él, también he comprendido que se ha inspirado en antiguas mitologías, nórdica, griega, cristiana, adaptándolas a su conveniencia. Desde luego, no pude más que sonreir cuando Númenor pasó a ser Atalantê, La Sumergida. Y es que es bastante obvia la conexión con la Atlántida.

No se, que divago mucho, y que al final poca o ninguna relación tiene todo lo que cuento con el propósito de tu entrada.

Espero tengas mucha suerte con el nuevo proyecto ;)

Anónimo dijo...

Jorge:

Soy un lector asiduo de tu blog, y luego de devorarme tus intercambios con "troll", no puedo evitar vertir mi opinión.
Creo que "Troll" es un tipo enojadizo y sanguineo, pero sin embargo valioso en sus opiniones. Se pueden compartir o no sus puntos de vista o sus modos de expresión pero sus consejos son muy valiosos. No hay mejor consejo que aquel que provienie de alguien que te los regala, sin compromisos (no es tu amigo, ni tu enemigo, no te debe nada, ni te adula). Incluso si sus visiones son Criticas Destructivas, esas criticas significan mucho mas que las constructivas, pues solo sirve la crítica que te obliga a repensar la obra, que te pega donde duele y que puede obligarte a re-escribirla.
Yo como admirador de escritores y hombre que escribe, creo que has hallada a una persona muy interesante.
Debes saber (mejor que yo) que los escritores que viven de su profesión en contadas ocasiones comparten sus sistemas de corrección de textos o sus críticas con "sentido común". (Dije en contadas ocasiones porque los escritores generosos enseñan siempre, aún sin pretenderlo.)

Saludos y gracias por este diario íntimo de muchos.

Mariano

Anónimo dijo...

Hola, soy Troll.
Sólo saludar. ¡Hola!

Si escribes fantasía, creo que nunca llegaremos a conocernos (nosotros no publicamos fantasía). En cualquier caso, sigue adelante, pero con paso firme y "buena letra".

Diella dijo...

Troll, si no es mucha indiscrepción,¿Qué géneros publicais ?
Me llegó al alma un comentario tuyo, en el que decías que un autor solo tenía dos posiblidades de ser aceptado en tu editorial.¿ En serio que una editorial se toma esas molestias?. De ser así,¿ en cinco años pocas obras llegarían a pasar por los lectores o no?
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Jorge:
Ya que no decidiste contestar mi correo electrónico, he querido puntualizar dos cosas en tu blog. 1º Que este 'señor', como le denomináis,es cierto que posee una editorial, pero mi novela no la va a publicar él, sino la editorial Vía Magna.
2º Que no sólo ha conseguido colocar mi primera novela en Vía Magna, sino que en menos de tres meses ha colocado otra de mis obras 'Génesis' en la editorial Nowtilus.
¿Se lo curra, o no se lo curra?
¿Se merece su comisión, o no?
Yo, por mi parte, y hablo por mí, estoy que no salgo de mi estupor. El próximo mayo estaré firmando en dos casetas distintas en la Feria del Libro. Creo que muy pocos, casi nadie, lo ha logrado siendo un escritor novel al que nadie conoce. Si quieres un consejo, hay que se más humilde y no criticar por criticar. Esa actitud no es propia de un profesional, como creo que lo eres.

Fdo. José Mª (Patrick Ericson)

Anónimo dijo...

Hola, Diella.
Publicamos en nuestra editorial novela y ensayo, ambas como género de la Literatura. Las novelas históricas y fantásticas las dejamos para otros que manejan mejor ese "mundillo".
Sí, es cierto que sólo concedemos a cada autor dos oportunidades. Primamos así, o al menos lo intentamos, a los autores que buscan la calidad en las obras y no la cantidad de éstas. De nada nos sirve que un autor novel tenga 20 obras sin son todas o casi todas mediocres y superficiales. Preferimos a autores que cuiden el lenguaje, la técnica, y, muy importante, el talento frente al ingenio. Con todo esto, es fácil averiguar cuál es "mi" editorial. Encantado estaré de recibir su obra, pero, por favor, que sea un trabajo digno y de calidad.
Observamos, desde hace diez años a hoy, que hay muy pocos autores que cuidan el lenguaje y la técnica, sin menoscabo de trama. Tenemos a un escritor español joven, de menos de 30 años, que dará mucho que hablar. Necesitamos gente así, con ambición y maestría. Y, quizá, duela leer lo siguiente, pero es algo de lo que en esta España carecemos. Fíjese cuántos Premios Nobel de Literatura tenemos ¡poquísimos!

Jorge Urreta dijo...

José Mª, si ni te respondí en su día es, simple y llanamente, porque no vi razón de ser en hacerlo. Ninguna de las cosas que digas va a hacer que cambie mi opinión sobre el agente que tú y to (y otros) sabemos, ni nada de lo que yo te diga va a hacer que la tuya cambie.

Veo que sigues pensando que mis afirmaciones fueron gratuitas, pero nada más lejos de la realidad. Si así fuera, y hubieran estado provocadas por un calentón o sentirme "despechado", no habría tardado un año en escribir el artículo. En ese tiempo, conocí a más gente que había recibido mensajes de dicho agente. En todos los casos, el método fue el mismo: pedir que se le enviaran textos y después, ignorar a los autores o en otros casos, marearles y llenarles de ilusiones para terminar en nada. Sé que existen multitud de agentes y editoriales que no responden cuando un manuscrito que se les envía no les interesa, pero incluso esos tienen la decencia de responder cuando alguien les escribe para interesarse por ese hecho.

Hasta el momento, yo he estado en contacto con dos agencias literarias. Una de ellas, estuvo a punto de representarme, aunque mi novela no pasó su último filtro, a pesar de haber recibido un informe positivo de su lector, y la otra alabó mi texto, pero afirmó que estaba lejos de lo que ellos buscaban. En ambos casos, siempre recibí respuesta, aun siendo escasa, cuando pedí información. Un agente literario se debe a aquellos a los que representa o los que en un futuro podría representar (nunca pueden saber si ese autor al que ahora rechazan no aparecerá el año que viene o en unos días, con una novela que sí les pueda interesar), y lo menos que se puede hacer es una simple respuesta. A mí me hubiera bastado con un no, no con la actitud desconsiderada de quien tira la caña por todas partes pero luego deja tirados en la orilla los peces que no le interesan, sin comérselos, pero sin darles tampoco la oportunidad de seguir creciendo en el agua.

Mira, me alegro de que te vaya bien, pero siento decirte que tu caso no es tan significativo, más allá de para ti mismo. Tu caso me recuerda mucho a los de autores que han publicado sin pagar con editoriales de coedición. Por cada uno que no paga, hay cientos que sí lo han hecho, y eso no hace que dicha editorial sea aconsejable para el gran público, aunque la novela en cuestión sea lo mejor de lo mejor. Por cada uno como tú, hay, me atrevo a afirmar, decenas de autores a los que este agente ha ignorado en unos casos y mareado en otros, para no llegar a ninguna parte, aparte tener la costumbre de pedirte que le des su tiempo para leer tu manuscrito con calma. Hasta en la agencia Carmen Balcells, conscientes de cómo está el mundo editorial, te dan plena libertad para que muevas tu manuscrito por donde creas conveniente mientras ellos lo evaluan. Y te cobran sólo el 15%.

Diella dijo...

Hola, anónimo.
La verdad que no sospecho cual es tu editorial. Si te soy franca no tengo curiosidad de saberlo,aunque eso no implica que tus comentarios me parecan muy interesantes y a tener en cuenta.
Por el momento, no tendrás el placer o disgusto de recibir mi obra. Escribo cuentos infantiles.Al menos , ¡claro está!,que tu editorial publique algún día ese género literario.
Y si me permites, aprovechando que conoces los laberintos editoriales internos, quisiera hacerte unas preguntas: ¿Podrías explicarme los diferentes trabajadores que deciden sobre una obra?¿Quién tiene la decisión final? ¿y un co-editor de la editorial, qué decide?
Gracias por tus aclaraciones, aportan datos interesantes.
Un saludo

Anónimo dijo...

Diella, depende de la editorial.
Una editorial grande o medianamente grande dispone de personal muy especializado en el asunto, esto es, hay lectores profesionales, responsables de edición, etc. En otras, más pequeñas pero no por ello despreciables sino todo lo contrario, una misma persona es quien lee y decide. Depende. Respecto a co-editor de la editorial, no sé a qué se refiere.
Por cierto, hacer cuentos infantiles es más difícil de lo que parece. Enhorabuena.
Troll.

Diella dijo...

Hola, Troll.
Gracias por tus aclaraciones.
Hace muy poco, la directora de proyectos de una editorial me comentó que estaba intersada en uno de los cuentos que le mandé. Pero que para darme la respuesta definitiva tenía que esperar por el informe del co-editor.
He buscado, he preguntado...pero nadie sabe darme una respuesta sobre qué es un co-editor. Y sé con certeza que no es el director editorial, que por cierto en la misma editorial te comento, es quien tiene que darme la respuesta de otra propuesta (esta vez está ilustrado) y desconozco si por eso ya pasa directamente a otro escalón.ahí me pierdo, por eso te preguntaba. Habrá que tomar el refrán " lo que hoy pagas por saber , mañana se sabe gratis" al pie de la letra.
Y siguiendo con mis preguntas, si me lo permites,¿ Sabes si en editoriales como SM, Anaya... tienen departamentos de lecturas? Me explico, hay unos cuentos que yo veo acertados( no quiere decir que lo sean) para un departamento de lengua o ciencias de la naturaleza. Sin embargo, desconozco si al enviar los cuentos a la editorial hay algún departamento para cada área o al contrario todo va para el mismo. Si fueras tan amable de explicarmelo...
Gracias (de las de verdad)
y un saludo.

Anónimo dijo...

Diella, cada editorial funciona de una manera. Sobre SM y Anaya no puedo darte información. Respecto a lo del co-editor, supongo que funciona como las empresas en coopertiva. Ambos tomarán las decisiones y se necesitará un doble sí.

Troll.

Diella dijo...

Troll, gracias por responder.
¡Puf! un doble sí...¡más dificil todavía! En fin, son así las cosas.
Y cambiando de tema, ¿por qué en vuestra línea editorial dais prioridad al talento frente al ingenio?. Mi pregunta es por curiosidad.
Un saludo

Anónimo dijo...

Diella, porque el talento es la capacidad de "inventar" cosas nuevas, en nuestro campo, escribir con estilo y personalidad. El ingenio es la capacidad de escribir algo, pero si lo haces como todo el mundo, un texto plano, pues es menos válido y menos artístico.

Diella dijo...

Troll, estoy de acuerdo. Había invertido los conceptos.
Desconozco si conocerás lo que se publica en literatura infantil. Los temas que se tratan, los personajes,los enfoques...si es así, sigo con mis preguntas:¿Opinas que en la selección de los textos prevalece talento o ingenio?,dirijo la pregunta a ti como lector o como espectador del mundo editorial aunque no sea el género donde te mueves.
Como puedes ver, mientras me lo permitas yo seguiré haciendote preguntas... me interesan tus puntos de vista.
Un saludo

Anónimo dijo...

Hola, Diella... al final nos haremos amigos y todo.
El mundo del cuento infantil es más difícil y complejo de lo que paece, por tanto, mis felicitaciones. Hacer un cuento infantil requiere mucho ingenio y talento, pues hay que dar una "lección" en muy poca longitud de texto. Digamos que en este tipo de género no prima ninguna de las dos, sino que, utilizándolos, seas capaz de sonsacar el sentimiento, la emoción en el lector buscada.
Ningún problema en que preguntes. Todo lo contrario, es un placer.
Saludos a los lectores.
Troll.

Diella dijo...

Hola troll,
lo que comentas sobre que en el género infantil hay que dar una "lección" en muy poca longitud de texto es discutible.No porque yo lo discuta ,que conste, sino porque hay un debate abierto sobre si debe de ser así o no. Hasta hace bien poco, los textos estaban cargados de "enseñanzas", en la actualidad hay quienes opinan que deben de ser textos para el disfrute,sin lecciones.
Mi opinión es que hay lecciones y lecciones.Y lo que es más importante "temas" que no se suelen tocar y a mi juicio temas que no deberían ser tabú. En fin...,la exposición de estos puntos de vista serían para escribir horas .
Estoy de acuerdo en que se debe de sonsacar el sentimiento, la emoción al lector y ,añadiría a tu comentario, ir componiendo esas emociones como si se trataran de música...con sus altos, bajos. Algo así como una melodía compuesta de emociones.(Aunque esto es una visión personal y, por supuesto, muy discutible).

Y siguiendo con mis preguntas:
Hay en internet mil indicaciones de cómo dirigirse a una editorial, pero con novelas.
Algo que no tengo muy claro, es si a la hora de hacer una propuesta editorial en el género infantil( cuentos cortos) deberían de enviarse las propuestas una a una o varios cuentos. En éste caso es ridículo enviar una sinopsis de cuatro frases, lo lógico es mandar el cuento.
¿Pero cuento o cuentos?
¿Tú que opinas?
Por otra parte, se dice que en las editoriales con departamentos de lectura no suelen hacer caso a los manuscritos que se envían sin ser solicitados y bastante menos si son enviados por personas sin muchas publicaciones.
¿Sabes si es así? y en ese caso, ¿qué se necesitaría para ganarse unos minutos de lectura?.Me refiero a ¿Cuántas publicaciones, premios...?
Como siempre, muchas gracias por tus opiniones y por compartirlas.
Esto va terminar pareciéndose a una consulta de la bruja Lola ;).
Un saludo

Zanbar dijo...

Saludos, compañero de los foros. Ánimo con tu novela fantástica. Yo he escrito una hace tiempo de fantasía heroica en clave de humor, pero últimamente me inclino más por el terror y no hay quien me saque. Me ha llamado la atención lo de los sueños. De hecho, yo comencé a escribir a raíz de un sueño.